sábado, 26 de abril de 2014

ARROZ BLANCO CON POTARROS

Lo prometido es deuda, así que en esta ocasión os pongo el arroz con "potarros". Los "potarros" son de sabor mas fuerte y menos fino que los calamares; también de un precio mas inferior. Como esto de nombrar los pescados varia mucho de una región a otra, he buscado el nombre un poco mas científico que es (Todarodes sagittatus). Guisados es como se consumen, puesto que fritos no es aconsejable al ser su carne bastante dura. El modo en que los preparo es idéntico al de los calamares y en esta ocasión aunque mi idea originaria era preparar unos calamares en su tinta,  en la pescadería solo quedaban éstos en lugar del fino calamar, por lo que opte en preparar unos potarros guisados y omití la tinta; así que son "potarros guisados y no potarros en su tinta".

Si me pusiera hablar de arroz, o mejor dicho de los distintos arroces, tendría para escribir un libro. Es uno de los alimentos mas extendidos por el mundo, que aporta hidratos y proteínas de origen vegetal y ofrece vitaminas del complejo B, potasio, fósforo, selenio y magnesio. Es un cereal y ocupa el segundo lugar de producción mundial, siguiendo al maíz. En cuanto a sus propiedades medicinales es muy bien conocida la cualidad del agua de arroz como astringente.  Resulta de la cocción de una parte de arroz en tres partes de agua, durante unos minutos y luego se filtra. Este agua por su capacidad astringente  sirve como tratamiento de las diarreas. Esta propiedad es conocida desde la antigüedad por lo que ha sido muy usado sobretodo en el tratamiento de las alteraciones gastrointestinales de los niños. Combina muy bien con legumbres, como habas y lentejas, que aportan los aminoácidos de los que carece el arroz haciendo la alimentación completa cuando se asocian ambos.
El siguiente modo de hacer un arroz blanco es receta de mi madre, que después de su amplia experiencia en la cocina, me ha pasado esta forma de hacer un arroz blanco rápido y exquisito.

ARROZ BLANCO

Ingredientes:
  • 400 grs de arroz blanco
  • 800 grs de agua. (doble volumen de agua que de arroz)
  • una rama de perejil
  • un diente de ajo. un cuarto de cebolla
  • una hoja de laurel. Medio limón.
  • dos cucharadas de aceite de oliva y sal


Preparación:

Poner a hervir el agua con la sal, la cebolla, laurel perejil aceite y el diente de ajo rallado.

Cuando alcance el punto de ebullición añadir el arroz, revolver con cuchara de madera solamente en este momento; si se hiciera mas veces terminaría por pegarse a la olla. Añadimos una gotas de zumo de limón y lo dejamos cocer a fuego medio hasta que el agua se absorba. Esto lleva unos 18 a 20 minutos, transcurridos los cuales el arroz esta listo. Se deja reposar unos minutos y esta listo para moldear y servir.



CALAMARES ( EN SU TINTA)

Teóricamente este sería el nombre de la receta, pero en la practica los he hecho sin su tinta; o sea, he hecho exactamente la misma receta solamente que no he incorporado la tinta del calamar. Recuerdo que en lugar de calamar utilice los potarros, no puedo decir que es el mismo sabor, porque no es así, el calamar es muchísimo mas suave de sabor, pero este plato también merece su hueco en nuestras mesas y en estos momentos de crisis os aseguro que la relación paladar/precio es altamente aceptable.

Ingredientes:

  • Un kgr de calamares (potarros)
  • Dos cebollas
  • Una caña de perejil, una hoja de laurel
  • Un vaso de vino blanco
  • Un ajo, sal
  • 100 ml de aceite de oliva
  • (La tinta del calamar)


Preparación:






1º Limpiar sin quitar la piel, ésta da mas sabor. Partir el calamar o potarros en cuadrados. 






2º en una olla poner los calamares o potarros y añadir las cebollas picadas menudo, el perejil, el ajo picado, la hoja de laurel, el aceite y el vaso de vino blanco.










3º Poner a fuego medio y tapar, dejando que se hagan. Sueltan mucho agua y los potarros aún mas, pero en caso de necesidad se les va añadiendo agua fría. Para hacerlos en su tinta, se diluye la tinta en un poco de agua y se le añade al guiso dejando cocer con ella.







4º El tiempo de coción es justo hasta que al pincharlos están tiernos, como una hora,  aunque puede que a los 45 minutos ya estén hechos. Yo no les añado sal, pues esto les endurece, así que los preparo y los guardo sin la sal que justo en el momento de comerlos, al calentarlos, es cuando se la añado.




Nota: Si veo que van a quedar con mucha salsa, al final les subo el fuego para reducir la salsa y concentrar aun mas su sabor.

Publicar un comentario